lunes, 25 de agosto de 2014

El blues de la mina

Imagine usted, estimada y estimado lectora y lector que un día alguien tocara a su puerta haciendo promoción para hacer detonar una bomba atómica cerca de su casa con los siguientes argumentos:

  • Creación de empleos.
  • La empresa utilizará tecnología de punta para evitar daños.
  • Toda el agua que se utilice no será de depósitos para consumo humano.
  • Se beneficiará a las comunidades con cableado eléctrico.
  • Todos los residuos se aislarán.
  • Se controlará la emisión de sustancias al aire.
  • Toda la operación estará aislada por concreto sellado.
  • La empresa se compromete a llevar servicios de salud a las comunidades.
  • Se darán becas para niveles profesional y superior.
  • Si hay una Reserva de la Biosfera cerca se asegura que no sufrirá daño.
  • Se donará dinero para preservar el medio ambiente alrededor de la zona.

En cierto punto de la lista, si no es que desde el principio de ella, usted habrá pensado "Me importa un gentil carajo lo que ofrezcan, no voy a dejar que nadie haga pruebas nucleares cerca de  mi casa". 

Ahora déjeme decirle que no solo es cosa de la empresa sino que además todas sus operaciones estarán sujetas a la normatividad, es decir, si presentan la documentación necesaria, las autoridades sanitarias y ambientales de los diferentes niveles de gobierno darán su visto bueno para que se hagan las operaciones.

Y usted seguro pensará "No me importa que sea legal, no me parece razonable detonar una bomba atómica cerca de mi familia".

Y en este punto sería bueno recapitular las justas razones por las que nadie en su sano juicio quisiera que una bomba radioactiva estallara cerca:

  • Riesgos para la seguridad de los habitantes de la zona y los trabajadores de la obra.
  • Impacto en la infraestructura de las zonas cercanas (casas habitación, hospitales, escuelas, etc.).
  • Contaminación persistente del suelo, aire y agua.
  • Devastación de la zona donde se harán las maniobras sin posibilidad de recuperar el suelo.
  • Impacto en la biodiversidad del área.
  • Contaminación sonora (que comparada con los puntos anteriores pudiera no parecer mucho, pero de que afecta, afecta).

Pero bueno, déjeme decirle que esta operación no va a producir radioactividad pero si una gran cantidad de desechos químicos igual de peligrosos y aún más persistentes en el ambiente. Esto quiere decir que estos contaminantes van a durar un buen rato cerca de usted y sus hijos... y los hijos de los hijos de los hijos de sus hijos.

Y pues quizá haya alguien que diga que una operación de semejante tamaño debe de contar con sus medidas de seguridad y que por algo es legal y (por si no lo había mencionado) se realiza en otras partes del país. Y al final los beneficios que traiga valdrán la pena el riesgo.

Bueno, pues a ese respecto podría decirle que si, esas operaciones se realizan en otras partes del país pero... bueno, no han resultado de la mejor manera para los habitantes de la zona y en menos de una semana en dos lugares diferentes del territorio nacional ocurrieron incidentes que contaminaron tanto el ambiente que ahora es zona de desastre. Y el desastre es para los habitantes, agricultores, ganaderos y la vida silvestre, porque los responsables de estas empresas solo tuvieron que desembolsar menos de 2% de las ganancias que tienen en un año para pagar la multa.

Pero bueno, a estas alturas del partido y si no vive en una cueva, ya sabrá que no estoy hablando de pruebas nucleares sino de una actividad "productiva" que se desarrolla a lo largo y ancho del país: la minería a gran escala.

Y si usted crees que estoy exagerando con respecto a la situación, échele un vistazo a este video:

Como ya mencioné más arriba, si usted ha estado al tanto de las noticias habrá escuchado aunque sea un poco sobre todo el daño que causaron las operaciones mineras en Sonora y Durango. Las pérdidas en productos agropecuarios, la afectación a las vidas humanas y el impacto ambiental ¡solo ameritaron una multa de 40 millones de dólares! Ríase conmigo.

Así que ya sabe si algún día le vienen a decir que viene una minera a resolverle la vida a su comunidad, dígale que no y organícese.

Y mientras tanto, dése una vuelta por acá y apoye a quienes ya están en esta situación: http://defiendelasierra.org/