domingo, 7 de diciembre de 2014

Sucede lo siguiente:

Sucede que después de mucho tiempo tienes la oportunidad de asistir a una de las marchas en apoyo a los normalistas.

Sucede que te enteras que identificaron los restos de uno de ellos, lees el mensaje que sus compañeros y padres emitieron y te lanzas al Monumento a la Revolución.

Sucede que llegas casi al final del mitin cuando todos se están yendo a sus casas y encuentras el monumento iluminado de rojo.

Sucede que sobre el templete hablan representantes del CENTE y organizaciones estudiantiles, con discursos muy inspirados y muy intensos.

Pero lo que de verdad sucede es que los padres de Alexander no pudieron estar presentes y por eso el mensaje se lee en su nombre.

Y entonces pasa... Durante la lectura se te hace un nudo en la garganta y es cuando la ves, la primer lágrima, el primer rostro descompuesto sobre el templete. Y comienza el llanto de una de las madres, luego uno de los padres y así sucesivamente hasta que tú también empiezas a llorar. De coraje, de rabia, de indignación e impotencia.

Y sucede. Sucede que quieres gritar y gritas “AESINOS”. Y quieres salir a tirar piedras, a agarrarte a madrazos con un granadero, a tirarle los dientes a Eugenio Derbéz mientras pide dinero para el Teletón y habla de los normalistas. Y quieres hacer todo eso no porque sea una “acción directa” de protesta ni porque esté dentro de tu programa político y ni siquiera porque sepas y estés convencido (que no lo estás) que la violencia va a solucionar algo. Lo que pasa es que no sabes dónde meter o qué hacer con todo lo que sientes en ese momento, con todo lo que las madres y padres que están allá arriba del templete, ateridos de frío están sintiendo y están sufriendo.

¿Por qué sucede? Por la rabia que producen todos los agravios, los suyos, los míos, los tuyos los de todas y todos. Por la rabia que produce que el procurador se canse de no hacer nada. Por la rabia que ocasiona el llamado a “superar” los agravios, las muertes y la violencia.

Porque provoca rabia que los padres de Alexander solo tengan un pedazo de hueso y un jodido molar para las exequias.

Si, eso sucede, la rabia.

Y mientras tanto Marco Antonio Regil habla de Gandhi y la resistencia pacífica en televisión…

lunes, 6 de octubre de 2014

Beagle vs Calypso

El próximo 11 de octubre se cumplen 3 años de la primer liberación de lobo gris mexicano (Canis lupus baileyi) en el país que le da su nombre. Esta fecha es muy especial para el abajofirmante, no solo porque el evento en si es de suma importancia en la conservación de esta especie (eso sin mencionar mi fascinación por los lobos) sino porque la considero mi primer gran asignación como fotógrafo de naturaleza.

On 11 October it will be 3 years from the first release of Mexican gray wolf ( Canis lupus baileyi ) in the country which gives it its name. This date is very special to the undersigned, not only because the event itself is of mayor importance in the conservation of this species (not to mention my fascination with wolves) but because I consider it my first big assignment as a nature photographer.

Pensaba escribir una crónica sobre ese viaje tan especial para mi, sin embargo, prefiero dejar por aquí una reflexión que surgió durante mi recuento personal del viaje.

I thought of writing a story about this special trip, however, I prefer to leave here a consideration that arose during my personal review of the journey.

En ese entonces decía que ese viaje era mi "Beagle" -no, no hablo de Snoopy- y me inundaba la emoción de que iba vivir una aventura de descubrimiento. El mítico viaje que Charles Darwin realizó en el barco con ese nombre fue una aventura de exploración, ciencia y descubrimiento que marcó un antes y un después en la biología y la visión que los humanos tenemos de nosotros y del mundo natural. Para mi es la estampa de ese romanticismo científico que siempre quise vivir.

Then I said that trip was my "Beagle" (no, I don't talk about Snoopy) and was filled with the thrill of going on an adventure of discovery. The mythical journey that Charles Darwin did on the boat with that name was an adventure of exploration, science and discovery that marked a before and after in the biology and vision that humans have on us and the natural world. For me it is the stamp of scientific romance that I always wanted to live.

Haciendo una comparación (y guardando las respectivas distancias) podría decir que en un ámbito muy íntimo, muy personal si fue una aventura de descubrimiento que marcó un antes y un después en mi vida sin embargo, eso podría aplicarse a otros viajes que he realizado. Lo único que lo diferencia es que fue el primer paso de un largo camino que sigo recorriendo y que gran parte de esa experiencia la viví imbuido de la idea romántica que mencioné más arriba.

By comparing (and keeping the distances) I could say that in a very intimate level, very personal it was an adventure of discovery that marked a before and after in my life yet, that could be applied to other trips I have done. The only difference is that it was the first step of a long way that keep going on and much of that experience I was imbued with the romantic idea that I mentioned above.

Sin embargo, en un ámbito menos subjetivo el hecho es que... Ya no existen Beagles (insisto, no hablo de los perros). Fue precisamente en ese viaje donde me di cuenta que hoy en día, cada vez hay menos viajes de descubrimiento y más viajes de conservación. El romance de los viajes donde el mundo natural era algo por descubrir se acabó en el siglo XIX.

However, in a less subjective way the fact is that ... There's no Beagles anymore (I repeat, do not talk about dogs). It was in this trip that I realized that today, there are fewer voyages of discovery and conservation trips. The romance of the travels where the natural world was something to discover ended in the XIX century.

Hoy en día en México, país megadiverso, no se hacen expediciones para descubrir nuevas especies. Es más, solamente hay unos pocos esfuerzos para terminar de estudiar a todas las poblaciones de flora y fauna que se encuentran en las selvas, arrecifes, bosques, lagos, desiertos, islas, montañas, pastizales, ventilas hidrotermales, manglares, cuevas, etc. que se encuentran en territorio nacional.

Today in Mexico, a megadiverse country, no expeditions are made to discover new species. Moreover, there are only a few efforts to finish the studyi of all populations of flora and fauna found in the forests, reefs, forests, lakes, deserts, islands, mountains, grasslands, hydrothermal vents, mangroves, caves, etc. found in the country.

La mayor parte de los esfuerzos que se hacen son para conservar y recuperar las especies que están al borde de la extinción como el jaguar, el águila real, el cóndor de California, el bisonte americano y, por supuesto el lobo mexicano.

Mostly, the efforts are being made to conserve and recover the species that are on the verge of extinction such as the jaguar, the Golden Eagle, the California Condor, the American bison and of course the Mexican wolf.

No me malinterpreten, no creo que se deba cambiar un esfuerzo por otro, ambos son sumamente importantes, solo quiero hacer notar la gran brecha que existe entre los recursos que se aplican entre uno y otro. Esta diferencia no se debe a una mala fe hacia el trabajo de investigación (la conservación también conlleva un gran trabajo de investigación científica), se debe a la urgencia que existe por rescatar a estas especies cuyas poblaciones están tan afectadas por las actividades humanas. Tan solo el lobo mexicano sigue siendo considerado extinto en vida libre a pesar de los esfuerzos en la reintroducción de este.

Do not misunderstand me, I do not think you need to change an effort to another, both are extremely important, I just want to note the large gap between resources that are applied between each other. This can't be attributed to a bad intention toward the investigantion works (conservation also involves a great job of scientific research), is due to the urgency to rescue these species whose populations are so affected by human activities. For example, the Mexican wolf is still considered extinct in the wild despite efforts to reintroduce this species.

Sin embargo, que el romanticismo haya terminado no quiere decir que ya no haya aventuras. Tal vez ya no haya Beagles pero tenemos Calypsos.

However, if the romance has ended that does not mean there are no more adventures. Maybe there ain't Beagles but Calypsos.

El Calypso fue el buque que el científico, explorador, conservacionista y comunicador Jacques-Yves Cousteau utilizó para realizar sus viajes de investigación a lo largo y ancho de los mares del mundo y con el cuál realizó numerosos documentales.

The Calypso was the ship that the scientist, explorer, conservationist and documentalist Jacques-Yves Cousteau used to conduct research trips throughout the seas of the world and with it made ​​numerous documentaries.

Y en eso radica precisamente la reflexión: hemos cambiado los Beagles por los Calypsos; la exploración por la conservación; hemos forzado la salida de Darwin para que Cousteau nos diga que se nos acaba el tiempo.

And that is precisely the reflection: Beagles have changed by Calypsos; exploration for conservation; we have forced output Cousteau Darwin to tell us that we're out of time.

Cada año recuerdo la aventura que significó documentar la liberación de esos 5 lobos en la Sierra de San Luis, en Sonora. Y en cada viaje nuevo que hago recuerdo el compromiso que adquirí en ese entonces cuando descubrí que el mundo es un lugar maravilloso y vale la pena luchar por él.

Every year I remember the adventure meant to document the release of those 5 wolves in the Sierra de San Luis, Sonora. And in each new journey that I remember the commitment I acquired then when I discovered that the world is a wonderful place and worth fighting for.

lunes, 22 de septiembre de 2014

El plástico sale muy caro

En la entrada anterior comentaba acerca de la necesidad de cambiar nuestros hábitos de consumo para reducir nuestro impacto sobre el planeta. Parte del efecto que nuestras actividades producen en el medio ambiente es el uso irracional de recursos naturales, mientras que otra parte es la que se aprecia mediante las siguientes tres escenas:

Caminando por una playa en Tamaulipas se pueden ver envases de plástico a lo largo de la costa, algunos con marcas de mordidas o picotazos de los depredadores que confunden los desechos con los huevos de los que se alimentan.

Al subir la cuesta de la cañada que protege al último río vivo de la Ciudad de México se puede ver que la barda que separa al área natural de la zona de casas se ha convertido en el basurero privado de los habitantes de estas. La reforestación por la que estábamos ese día en ese lugar se vuelve inviable y peligrosa al haber, inclusive desechos sanitarios.

En una isla deshabitada por humanos del Golfo de California a la que solo se puede acceder en barco, se pueden encontrar latas de comida muy antíguas dejadas por turistas y pescadores y botellas de plástico todavía con líquido dentro que no tienen más de un día de haber sido abandonadas. La isla es hogar de cactáceas centenarias y especies endémicas.

Elegí solo tres anécdotas para ilustrar pero cuento con un aaaamplio repertorio de malos encuentros con basura en áreas que se supone deberían estar protegidas de los efectos de las actividades del ser humano.

Lo anterior solo es para ilustrar de qué forma pueden llegar a afectar los desechos producidos por nuestros hábitos de consumo. La basura que producimos puede llegar hasta lugares insospechados, pero para analizar ese alcance es menester una entrada aparte en este blog.

Ahora que si queremos saber de dónde vienen los desechos le pongo estos ejemplos:

En las tiendas de conveniencia Seven Eleven se venden manzanas empaquetadas individualmente.

En la cadena de Tiendas Mega Comercial Mexicana se venden jitomates empacados en cajas de plástico.

En la misma cadena Mega Comercial Mexicana las peras a granel vienen embaladas cada una con poliuretano.

No se si ustedes se hayan indignado pero a mi casi me da una apoplejía al ver semejante desperdicio. ¿Es necesario tanto empaque? La mercancía la consumiremos en un plazo no mayor a una semana, el plástico durará en el ambiente miles de años y, además el embalaje aumenta el costo del producto.

Con los ejemplos anteriores le propongo querida y querido lector y lectora que adoptemos los siguientes hábitos para reducir nuestros residuos sólidos:

  • Examinemos nuestro hábitos de consumo. Siempre que vayamos al mandado hagamos reflexión sobre lo que estamos adquiriendo ¿Es necesario? ¿Vale lo que cuesta? ¿Cómo impactará nuestra economía? ¿El empaque aumenta el precio del producto? Y si, voy a insistir una y otra vez en que el empaque es innecesario ¿o qué? ¿Tiene miedo de que se le mayuguen los aguacates?
  • Actuemos local, pensemos global. Parte de la ineficiencia de nuestro modelos de consumo radica en que traemos la comida y otros productos de muy lejos, lo cuál implica el gasto de recursos en el transporte: combustible, refrigeración, empaques (again), etc; si consumimos productos locales no solo disminuimos nuestra huella ecológica, también contribuimos a la economía local.
  • Reduzcamos nuestros resíduos. Hoy en día ya no es suficiente "poner la basura en su lugar" por el simple hecho de que ya no hay lugar para ponerla. Los rellenos sanitarios ya no son una opción viable para el manejo de la basura, es ella o nosotras y nosotros. Y esto no solo es por los resíduos inorgánicos, una de las principales fuentes de gases de efecto invernadero (Dióxido de carbono y metano) es la descomposición de la materia orgánica. No desperdicie ni comida porfa.
  • Separemos los resíduos. Seguramente ya lo habrá escuchado hasta el cansancio pero es verdad: la basura no es basura si la separamos adecuadamente, los desechos orgánicos pueden ser usados para composta y los inorgánicos como materia prima ¡Y nada de que el camión no tiene separadores o que alguien más lo va a hacer por usted! ¡No deje que la fiaca le gane!
  • Reciclemos. ya que separamos nuestros residuos nos daremos cuenta de que podemos sacarle provecho a algunos (papel, periódico, aluminio, PET, Tetrapack, etc) en diversos centros de acopio. Júntele y verá que su bolsillo tendrá un par de monedas más.
  • Lleve su bolsa. tanto en el súper como en el mercado y el tiánguis (así le decimos en México al mercado sobre ruedas) siempre nos dan bolsas para llevar nuestra mercancía, lo cuál significa... ¡MÁS RESIDUOS! Nada le cuesta llevar su bolsa de tela o reutilizar bolsas de plástico.

Como las anteriores existen muchas más acciones que podemos realizar para reducir nuestra producción de residuos. Empiece con estos y verá que los demás irán presentándose por si solos.

lunes, 1 de septiembre de 2014

Estamos respirando nuestra propia apatía.

La frase que aparece como título de esta entrada se alcanza a leer en un cartel que sostienen manifestantes que protestan frente a una exhibición de autos en Estados Unidos, la estampa es de una foto que pertenece al libro “ECOLOGÍA” de la colección naturaleza de Time Life editado en 1978.

Es triste que 36 años después esa misma frase sea tan devastadoramente apropiada para los tiempos que corren en que el grueso de la población mundial no ha modificado sustancialmente sus hábitos de consumo, a pesar de los evidentes estragos que el calentamiento global y la contaminación del agua, aire y suelo provocan en la calidad de vida afectando todas y cada una de las actividades humanas.

Durante la época en que se tomó esa foto la apatía invadía a los altos funcionarios de gobierno, directivos de grandes empresas y al más humilde ciudadano que veían al medio ambiente y como algo prácticamente inagotable y el incipiente movimiento ecologista era considerado una moda pasajera relacionada con filosofías exóticas que no eran útiles al modelo de desarrollo de ese entonces (que básicamente sigue siendo el mismo). Las actividades económicas sustentables (o por lo menos medianamente racionales) representaban una pérdida de ganancias impensable considerando que las consecuencias estaban muy lejos o que simple y sencillamente nunca llegarían.

Pero el futuro ya está aquí, ya nos alcanzó y por todos lados podemos observar los resultados de la desidia de las generaciones anteriores (y la actual, no nos hagamos). En el cambio climático, en las miles de hectáreas de bosques y selvas que se han perdido, en las poblaciones enteras que sufrieron enfermedades causadas por contaminantes, en las especies extintas y en la cada vez más angustiante escasez del agua... Y aún así, sigue habiendo quien cree que esto de la conservación es una moda.

Apenas la semana pasada llegamos al punto en que consumimos los recursos que nuestro planeta puede regenerar. A este ritmo necesitamos más de un planeta Tierra para continuar con los niveles de producción y consumo que se registran anualmente y que además, van en aumento. Nuestros Modelos de desarrollo actuales son sumamente deficientes por que la mayoría de los recursos naturales que se emplean para producir bienes y servicios responden a hábitos de consumo innecesarios y no para cubrir las necesidades básicas de la población mundial. Sin mencionar la cantidad de resíduos y contaminantes que se generan.

Respiramos nuestra propia apatía cuando dejamos que los demás hagan lo que nos corresponde. No solo se trata de pronunciarse en contra de la matanza de ballenas que hace (hacía) Japón o hacer donaciones para salvar tal o cuál especie en peligro. Respiramos nuestra propia apatía cuando no separamos nuestra basura por que el camión no tiene los compartimientos, cuando desperdiciamos el agua, cuando usamos bolsas de plástico, cuando no informamos y un larguísimo etcétera. La apatía nos invade cuando pensamos que el mundo queda muy lejos y que nuestras acciones cotidianas no afectan en el deterioro del medio ambiente.

Cada quién desde su trinchera puede hacer algo, sin embargo lo ideal es que la trinchera deje de ser solo nuestra y podamos unirnos todos en este proceso de cambio. Es indispensable que dejemos nuestro individualismo y formemos una comunidad que haga un cambio ya no solo de granito en granito, sino formando bloques para reconstruir esta nuestra casa tan dañada y descuidada.

Y para que no digan, en la próxima entrega me comprometo a compartir algunas ideas para este cambio de hábitos.

lunes, 25 de agosto de 2014

El blues de la mina

Imagine usted, estimada y estimado lectora y lector que un día alguien tocara a su puerta haciendo promoción para hacer detonar una bomba atómica cerca de su casa con los siguientes argumentos:

  • Creación de empleos.
  • La empresa utilizará tecnología de punta para evitar daños.
  • Toda el agua que se utilice no será de depósitos para consumo humano.
  • Se beneficiará a las comunidades con cableado eléctrico.
  • Todos los residuos se aislarán.
  • Se controlará la emisión de sustancias al aire.
  • Toda la operación estará aislada por concreto sellado.
  • La empresa se compromete a llevar servicios de salud a las comunidades.
  • Se darán becas para niveles profesional y superior.
  • Si hay una Reserva de la Biosfera cerca se asegura que no sufrirá daño.
  • Se donará dinero para preservar el medio ambiente alrededor de la zona.

En cierto punto de la lista, si no es que desde el principio de ella, usted habrá pensado "Me importa un gentil carajo lo que ofrezcan, no voy a dejar que nadie haga pruebas nucleares cerca de  mi casa". 

Ahora déjeme decirle que no solo es cosa de la empresa sino que además todas sus operaciones estarán sujetas a la normatividad, es decir, si presentan la documentación necesaria, las autoridades sanitarias y ambientales de los diferentes niveles de gobierno darán su visto bueno para que se hagan las operaciones.

Y usted seguro pensará "No me importa que sea legal, no me parece razonable detonar una bomba atómica cerca de mi familia".

Y en este punto sería bueno recapitular las justas razones por las que nadie en su sano juicio quisiera que una bomba radioactiva estallara cerca:

  • Riesgos para la seguridad de los habitantes de la zona y los trabajadores de la obra.
  • Impacto en la infraestructura de las zonas cercanas (casas habitación, hospitales, escuelas, etc.).
  • Contaminación persistente del suelo, aire y agua.
  • Devastación de la zona donde se harán las maniobras sin posibilidad de recuperar el suelo.
  • Impacto en la biodiversidad del área.
  • Contaminación sonora (que comparada con los puntos anteriores pudiera no parecer mucho, pero de que afecta, afecta).

Pero bueno, déjeme decirle que esta operación no va a producir radioactividad pero si una gran cantidad de desechos químicos igual de peligrosos y aún más persistentes en el ambiente. Esto quiere decir que estos contaminantes van a durar un buen rato cerca de usted y sus hijos... y los hijos de los hijos de los hijos de sus hijos.

Y pues quizá haya alguien que diga que una operación de semejante tamaño debe de contar con sus medidas de seguridad y que por algo es legal y (por si no lo había mencionado) se realiza en otras partes del país. Y al final los beneficios que traiga valdrán la pena el riesgo.

Bueno, pues a ese respecto podría decirle que si, esas operaciones se realizan en otras partes del país pero... bueno, no han resultado de la mejor manera para los habitantes de la zona y en menos de una semana en dos lugares diferentes del territorio nacional ocurrieron incidentes que contaminaron tanto el ambiente que ahora es zona de desastre. Y el desastre es para los habitantes, agricultores, ganaderos y la vida silvestre, porque los responsables de estas empresas solo tuvieron que desembolsar menos de 2% de las ganancias que tienen en un año para pagar la multa.

Pero bueno, a estas alturas del partido y si no vive en una cueva, ya sabrá que no estoy hablando de pruebas nucleares sino de una actividad "productiva" que se desarrolla a lo largo y ancho del país: la minería a gran escala.

Y si usted crees que estoy exagerando con respecto a la situación, échele un vistazo a este video:

Como ya mencioné más arriba, si usted ha estado al tanto de las noticias habrá escuchado aunque sea un poco sobre todo el daño que causaron las operaciones mineras en Sonora y Durango. Las pérdidas en productos agropecuarios, la afectación a las vidas humanas y el impacto ambiental ¡solo ameritaron una multa de 40 millones de dólares! Ríase conmigo.

Así que ya sabe si algún día le vienen a decir que viene una minera a resolverle la vida a su comunidad, dígale que no y organícese.

Y mientras tanto, dése una vuelta por acá y apoye a quienes ya están en esta situación: http://defiendelasierra.org/

miércoles, 7 de mayo de 2014

On the Radio

El otro día me invitaron a un programa de radio... Me puse algo nervioso ¿Se notó?